Roscón de Reyes con nueces Valonga

El día de Reyes trae muchos momentos en familia, de disfrutar con los nuestros, y además, el roscón de Reyes. El roscón, bendita tradición, que nos hace esperar tanto esta fecha como locos, no es un pastel corriente, es una maravilla de la repostería que, junto con nuestros ingredientes cosechados en la finca, hemos querido realizar para este día tan especial.

Para esta receta necesitaremos los siguientes ingredientes

2 huevos

30 gramos de nueces picadas Valonga

450 g de harina

150 g de harina

50 g de mantequilla

175 ml de leche

35 g de levadura

1 cucharada de ralladura de naranja

Una pizca de sal

1 yema de huevo para pincelar el roscón

Por último, para decorar el roscón necesitaremos nueces Valonga, fruta escarchada y 20 g de azúcar

Elaboración

En primer lugar, deberemos dejar diluir la levadura en unas cucharadas de leche tibia. Posteriormente le daremos forma de “volcán”, para añadir a la masa todos los ingredientes nombrados. Hay que trabajarlos hasta formar una masa homogénea, a la que después le daremos forma de bola, y la taparemos con un paño. Hay que dejarla reposar durante 3 horas, hasta que su tamaño se duplique.

Una vez hecho esto, pondremos el roscón en una bandeja, y le haremos el agujero en el centro; además lo estiraremos para darle la forma final del roscón. Dejaremos reposar a temperatura ambiente durante 2 horas para que la mezcla fermente y se compacte más. Aprovechamos para precalentar el horno, a unos 200º.

Por último, comenzamos con darle unas pinceladas al roscón con la yema batida, y repartimos las nueces enteras por su superficie, así como la fruta escarchada. Haremos una mezcla con el azúcar y unas gotas de agua para espolvorear el roscón. Hornear el roscón a 200º durante no más de 30 minutos. Para finalizar, dejar enfriar y servir.

Quiche de nueces y quesos

Qué ricas son las quiches y de cuantos apuros pueden sacarte.  Son mi debilidad, por lo fácil y rápido que se preparan. Ideales para una comida informal y si son con nueces y queso como ésta, ya es lo más.

Es una receta salada típica del norte de Francia, a la que se han ido introduciendo mil y un ingredientes nuevos.

La receta base admite las variaciones que te propongas: según exigencias de verdura de temporada o de tu nevera…

La base de la quiche puede ser una masa quebrada o brisa, en éste caso he utilizado una brisa y comprada, si la quieres preparar en casa te dejamos una receta.

Cómo nueces y  quesos casan de maravilla, nada mejor que mezclarlos…

Qué necesitamos: 

  • 1 lámina de masa brisa
  • 100 ml leche
  • 200 ml de nata de cocina
  • 4 huevos
  • un pellizco de sal
  • pimienta negra de molinillo
  • nuez moscada rallada
  • 50grs de manchego cortado a finas láminas
  • 50grs de queso de cabra a láminas
  • 50grs de queso azul a pedacitos
  • 50grs de emental rallado
  • 50grs de nueces picadas y 4 enteras para adorno
Manos a la obra: 
  1. Precalentar el horno a 180º
  2. Untar el molde con mantequilla para que no se pegue
  3. Forrar con la masa brisa, pinchar la base con un tenedor y hornear 15 mn (puedes cubrir con papel vegetal y legumbres que hagan peso para que no se levante)
  4. Batir la leche, la nata de cocina, los huevos y añadir la sal, pimienta y nuez moscada
  5. Retirar el papel vegetal de la masa
  6. Colocar sobre la masa brisa horneada los quesos y nueces troceadas y verter la crema preparada con los huevos, la leche y la nata
  7. Hornear arriba y abajo con ventilador durante 55mn, puedes pinchar con un palillo y si sale limpio ya está lista
 Notas
Mejor usar un molde no desmontable, pues la crema liquida puede escurrirse antes de que cuaje
quiche-quesos-y-nueces